English plantillas curriculums vitae French cartas de amistad German documentales Spain cartas de presentación Italian xo Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

martes, 25 de diciembre de 2012

Palabras de un adiós tardío.

Hoy que es un día de absoluta felicidad, tengo que conformarme con pasar otras navidades sin esa sonrisa mañanera que me observaba detenidamente mientras abría mis regalos. Hoy que te necesitamos para completar la familia no estás para llenar la sala con tu particular aroma a insulina.

Hoy, te echo de menos, no más que nunca, ni menos. Simplemente te echo de menos, y como nunca tuve la oportunidad de despedirme de ti. Hoy lo hago. Por ser grande para mí. Y aunque no tuve la oportunidad de conocerte en mi absoluta conciencia... De haberte sabido aprovechar en el momento que te tuve... Te digo adiós. Porque ya hace seis años que no veo tu rostro blanco ni tus manos arrugadas ni ese corto pelo canoso, y, lo que más duele aún, ya hacen tres años de que Dios me quitó la oportunidad de volver a verte jamás. 

Abuelo hoy no es el aniversario de tu muerte, ni siquiera tu cumpleaños.. Hoy es uno de los tantos días que me acuerdo de ti y lo triste que me siento al ni siquiera irte a ver al hospital cuando estabas en coma o cuando empezabas a recuperarte. Quizá solo era una niña, o más bien un maniquí manejado a la razón de mis padres. Ellos decidieron que no debía verte. Pero no sabes como duele pensar, que en tres años nunca te vi, en tres años nunca supe de ti hasta que ingresaste en el hospital. Maldita la hora en que no te aproveché como merecías. Y hoy me arrepiento de no haberlo hecho.

Eres mi ejemplo de fuerza y coraje aunque ya no estés conmigo.
Siempre te querré.

¿Unas palabras para enviarlas al cielo?
 ↓

No hay comentarios:

Publicar un comentario